#LDT // 2021

La Cruz Olvidad – Lee Gatiss

Home  >>  Cruz  >>  La Cruz Olvidad – Lee Gatiss

La Cruz Olvidad – Lee Gatiss

On septiembre 9, 2017, Posted by , In Cruz,Editorial Nehemías,Lee Gatiss,Vida Cristiana, With No Comments
 

Prefacio

 
Lo que más me apasiona como cristiano y ministro es Cristo. Al centro de lo que significa conocer a Cristo se encuentra la cruz, su muerte. Eso es lo que me emociona como creyente y como pastor, el amor que Dios nos muestra por medio de la muerte de su Hijo en nuestro lugar.
 
Una de las primeras partes de la Biblia que memoricé fue Isaías 53:5-6:

Él fue traspasado por nuestras rebeliones,
y molido por nuestras iniquidades;
sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz,
y gracias a sus heridas fuimos sanados.
Todos andábamos perdidos, como ovejas;
cada uno seguía su propio camino,
pero el Señor hizo recaer sobre él
la iniquidad de todos nosotros.

Aún recuerdo cuánto me emocioné al ver por primera vez de qué manera los autores del Nuevo Testamento aplicaban este texto del Antiguo Testamento a Jesús, y darme cuenta de lo que significaba.
 
Esta enseñanza vital y crucial de la Biblia debe estar al centro de todo lo que creemos sobre Jesús y su muerte. El apóstol Pablo dijo: «Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros» (Gálatas 3:13). Jesús tomó mi lugar y Dios lo maldijo para que yo no tuviera que pasar por eso; o como dijo Pedro: «Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo
por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios» (1 Pedro 3:18). Un antiguo himno lo expresa así: «En mi lugar condenado fue, con su sangre selló mi perdón
A las personas modernas, e incluso a muchos cristianos modernos, no les gusta pensar en Dios como alguien que se enoja por el pecado. Hablar de la «ira de Dios» es algo que les atemoriza o les escandaliza como si se tratara de algún salvajismo primitivo que se debería erradicar de nuestra memoria para poner en su lugar algo más agradable. Sin embargo, como escribió Leon Morris en una
ocasión, «quienes se oponen a la idea de que Dios tenga ira deben darse cuenta de que no se trata de una pasión irracional que se manifiesta de manera descontrolada, sino que es un celo ardiente por lo que es correcto unido a un perfecto desprecio por lo que es malo. 
¿No esperamos todos que Dios ame lo correcto y deteste lo malo? No queremos un Dios apático que nos deje hacer lo que queramos, dañándonos, dañando al prójimo y de paso dañando al mundo. Sin embargo, como concluye Morris, «la Escritura deja claro que la ira de Dios cae sobre los pecadores a menos que el Hijo de Dios muera por ellos»4. Si no somos castigados nosotros, alguien debe tomar nuestro lugar; o morimos nosotros o muere Él, pero la posibilidad de que nuestro pecado simplemente se olvide no está en la Biblia.
 
Índice: 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Puedes solicitarlo a ventas@librosdeteologia.cl
 
Libro: La Cruz Olvidada
Autor : Lee Gatiss
Editorial : Proyecto Nehemías.
Paginas: 108 Pág.
Año: 2017
 
 
 
 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial