#LDT // 2021

La Predicación que Aviva – Lecciones de Jonathan Edwards

Home  >>  Avivamiento  >>  La Predicación que Aviva – Lecciones de Jonathan Edwards

La Predicación que Aviva – Lecciones de Jonathan Edwards

On julio 14, 2017, Posted by , In Avivamiento,Editorial CLIE,Extracto,Jonathan Edwards, With No Comments
Cuando mucha gente piensa acerca de la predicación de avivamiento y de Edwards, se queda en blanco o sus pensamientos gravitan en torno a la recolección de una porción de su más famoso sermón: «Pecadores en Manos de un Dios Airado. Aquí hallaremos esta clase de poderosa retórica: Por eso es que, esos hombres naturales están suspendidos en la mano de Dios sobre el abismo del infierno; han merecido el abismo encendido, y a él han sido condenados; y Dios ha sido provocado terriblemente, su ira es tan grande contra ellos como para aquellos que ya están sufriendo los cumplimientos de la ferocidad de su ira en el infierno, y no han hecho lo más mínimo para apaciguar o abatir esa ira, ni Dios está mínimamente comprometido por ninguna promesa para que los sostenga por un momento; el diablo está esperándolos, el infierno está abierto para ellos, las llamas se reúnen y resplandecen por ellos, de buen grado caerán sobre ellos, y se los tragarán; el fuego contenido en sus propios corazones pugna por salir; y ellos no tienen interés en ningún mediador, no existen medios que puedan alcanzar en los que hallar seguridad. Resumiendo, no tienen refugio, nada a lo que aferrarse, lo único que los preserva en cada momento es la mera voluntad arbitraria y la paciencia no pactada ni tampoco obligatoria de un Dios enfurecido. (Stout WJE 22: 409, Sermón: «Pecadores en las manos de un Dios airado»).
¡Oh, pecador! Considera el peligro temible en el que estás: Existe un gran horno de ira, un abismo sin fondo abierto, lleno del fuego de la ira, que tú estás sujeto por la mano de este Dios, cuya ira ha sido provocada y está enfurecida contra ti y contra muchos de los condenados al infierno; cuelgas de un fino hilo con las llamas de la ira divina parpadeando a su alrededor, y preparadas a cada momento para quemarlo y reducirlo a cenizas; y no tienes interés en ningún mediador ni nada a lo que aferrarte para salvarte a ti mismo, nada que te mantenga alejado de las llamas de la ira, nada tuyo, nada que puedas hace, que mueva a Dios a evitarlo por un momento (Stout WJE 22: 412) (Sermón: «Pecadores en las manos de un Dios airado»)
Por causa de esta caricatura de la predicación edwardsiana, (realmente es una caricatura), y, en cierto modo, de la manera arcaica y enrevesada como que Edwards se expresa, y que 300 años nos separan de Edwards (1703-1758) y del Gran Despertar (1734/35 y 1740/41/42), algunos pueden tener cierta aversión a este tema. Confío en que tú examines el tema conmigo y estoy convencido de que si te esfuerzas en los retos y perseveras, tu mente será favorablemente estimulada, tus sentimientos religiosos profundamente conmovidos y tu voluntad poderosamente comprometida. Confío especialmente en que si eres un predicador incipiente, o un predicador más experimentado, con un anhelo por una mayor vitalidad espiritual y efectividad en tu propia predicación, serás motivado a cultivar y desarrollar elementos de la «predicación de avivamiento» que aprenderás de Edwards. Muchas iglesias necesitan hoy un avivamiento y el mundo necesita un despertar. Que el resultado final de este viaje con Edwards a la «predicación de avivamiento» sean predicadores avivados y despiertos, iglesias avivadas y despiertas y finalmente dirigidas a un despertar de los perdidos y su salvación, en último término para la gloria de Dios.
Índice:

Puedes solicitarlo a ventas@librosdeteologia.cl

Libro: La Predicación que Aviva – Lecciones de Jonathan Edwards
Autor: Ernest Klassen
Editorial : CLIE
Paginas: 333 Pág.
Año: 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial